Aunque el Nuevo Reglamento de Circulación aún no ha sido aprobado, y lo más seguro es que sufra alguna que otra modificación mientras se alcanza un acuerdo, lo cierto es que ya ha generado bastante controversia entre los ciudadanos, especialmente los conductores. Y no es para menos, algunas de las medidas planteadas parecían más propias de un diario humorístico que una legislación como tal: la limitación de velocidad a los peatones, la prohibición de que un caballo circule al galope o el sometimiento a un control de alcoholemia a quien cruce una calle indebidamente.

A grandes rasgos, ¿qué propuestas se plantean?

Límites de velocidad y sanciones

El nuevo año también nos trae alguna que otra propuesta modificación. No sigue adelante la propuesta social de aumentar la velocidad en autovías y autopistas hasta los 140 km/h, pero sí que abre la posibilidad de subir el límite hasta los 130 km/h para los turismos, motocicletas y vehículos de tres ruedas. Eso sí, solamente aplicable de forma temporal y a determinados tramos de aquellas que cumplan con unos mínimos de calidad en pavimentación, trazado, seguridad contrastada y en condiciones meteorológicas favorables.

Las carreteras convencionales con arcén superior a 1,5 metros reducirían su velocidad máxima desde los 100 km/h actuales a 90 km/h. Para aquellas carreteras más estrechas con arcén inferior a 1,5 metros, la velocidad máxima bajaría de los 70 km/h actuales hasta los 50 km/h.

En ciudad, las vías urbanas y travesías con un solo carril en cada sentido o sentido único, bajará a 30 km/h; y a 20 km/h si la calle tiene plataforma única y compartida entre calzada y acerado.

Estos cambios en la velocidad afectan directamente a la consideración de las infracciones, ya que los márgenes para considerar un exceso de velocidad como varían ligeramente, especialmente en aquellas consideradas como “Muy graves”. O también aquellas en las que, el hecho de superar en 1 km/h el límite permitido, implica una sanción de 100 € sin pérdida de puntos.

Control de estupefacientes

La detección en saliva será apta en los controles preventivos para la luchar la combinación de drogas y conducción. Además, se regula el abanico de sustancias que pueden afectar a la conducción.

Ciclistas y motoristas

Los ciclistas no podrán superar los 30 km/h en vías urbanas y será obligatorio el uso del casco homologado en los menores de 16 años, este último también aplicable a los ciclomotores. Por su parte, los motoristas contarán con cobertura legal en las denominadas “zonas de espera adelanta”, regulándose su utilización por parte de estos.

Auxilio en carretera

Aquellas grúas que realicen operaciones de rescate en carretera deberán diferenciarse de las destinadas únicamente al transporte de vehículos, ya que solo las primeras pueden realizar acciones de asistencia.

Uso del cinturón

Será obligatorio en cualquier situación, incluido cuando se realicen sucesivas operaciones de carga y descarga, transporte de mercancías o viajeros en corta distancia y para los pasajeros de vehículos de emergencias.

Menos papeleo

Se agilizan determinadas tramitaciones, como la integración de los sistemas de Tráfico e ITV para verificar los datos sin necesidad de presentar documentación o la tarjeta de inspección técnica en soporte electrónico para vehículos de categoría B.


** Fuente: Ibericar Magazine

Publicado: 22 de Enero de 2015