Ante la llegada del frío, es necesario llevar a cabo determinadas tareas de mantenimiento y equipación de nuestro vehículo para no tener imprevistos durante el invierno. La puesta a punto es algo importante durante todo el año, pero con las bajas temperaturas y la climatología adversa resulta indispensable.

-Siempre que sea posible, al llegar el invierno se recomienda guardar el coche en un garaje o bajo cubierto para evitar así que las bajas temperaturas puedan afectar a los elementos exteriores del vehículo, o los fluidos del motor.

-Esto ocurre especialmente con los parabrisas y lunas del coche que, después de gélidas noches, aparecen cubiertos de hielo. Es por esto que si vives en una zona con heladas frecuentes, deberás hacerte con un raspador de hielo que te ayudará a eliminar la escarcha del cristal. 

-De la misma forma, deberás asegurarte de que los niveles de líquido anticongelante son correctos, porque de lo contrario puede congelarse el agua del radiador y nos impedirá arrancar el coche. 

-Al hacer el mantenimiento del coche en invierno, también deberás comprobar que el aceite esté en su nivel adecuado, así como su viscosidad, ya que el frío suele hacerlo más denso.

-Asegúrate también de que la carga de la batería es correcta, especialmente a partir de su tercer año de vida, ya que con el frío es más probable que se descargue y es la encargada de arrancar el motor del coche.

-Los neumáticos son otro de los elementos a los que deberemos prestar mayor atención en invierno, especialmente si se reside en una zona propensa a las lluvias, la nieve o el hielo.

-Ten preparadas las cadenas para los neumáticos si la previsión meteorológica advierte riesgo de nieve, así como también deberás asegurarte de saber colocarlas de forma correcta por si resulta necesario hacerlo.

-Por otro lado, el mantenimiento del vehículo en invierno también supone revisar a conciencia que todas las luces funcionan correctamente, y que disponemos de bombillas de repuesto por si se funde alguna.

-También se recomienda mantener el depósito de combustible lo más lleno posible, por si se nos avería el vehículo y nos quedamos tirados, ya que esta es la única forma de tener calefacción.


¡Y, sobre todo, ten precaución al volante!




























Publicado: 14 de Octubre de 2014