El aceite del motor es una parte esencial para conservar el buen estado de la mecánica del automóvil. No solo lubrica las piezas sometidas a rozamiento sino que recoge la suciedad que genera la combustión y refrigera las partes internas del motor. Elegir un aceite de baja calidad y no recomendado por el fabricante, además de hacernos perder la garantía del vehículo, eleva el riesgo de sufrir una de las averías siguientes:


1. Un aceite de baja calidad puede no resistir las exigencias de nuestro propulsor y terminar generando grumos, espumas o disoluciones. Esto llevado al extremo hará que nuestro vehículo sufra un gripado del motor, es decir, que alguna de las bielas o los pistones se agarroten y rompan la mecánica. Adquirir un motor nuevo puede costar sobre 4.000 euros.

2. Una avería con el filtro antipartículas puede darse con mayor frecuencia en los diésel equipados con DPF (FAP o filtro antipartículas) si el aceite usado no es el recomendado. Esto ocurre porque el aceite debe conservar intactas sus propiedades pese a ir acumulando cenizas y combustible con el paso del tiempo. Este tipo de fallos en el automóvil pueden costar entre 1.000 y 1.500 euros.

3. Otro problema que puede sufrir nuestro coche si ahorramos indebidamente en aceite, es una rotura de turbo. El turbo es un elemento del motor que se somete a temperaturas muy altas y que gira a muchas revoluciones. Si el comportamiento del aceite no es el adecuado en altas temperaturas y se carboniza con facilidad, el turbo reducirá su vida útil drásticamente. Cambiarlo nos haría gastar unos 2.500 euros si nuestro motor es moderno con geometría variable eléctrica.

4. Por último, otra avería que puede aparecer es la rotura del árbol de levas y válvulas. Si el fabricante nos informa de que el propulsor es especialmente sensible, nos está indicando que el motor necesita un aceite con unas cualidades específicas. Si se desoyen las recomendaciones del fabricante y no se emplea el aceite homologado para sus modelos, el aparente ahorro se puede traducir en una factura de 1.000 euros de media.

Visto el gasto que nos puede generar tarde o temprano, adquirir un aceite más barato no sale a cuenta, ya que el ahorro respecto a un aceite de calidad es mínimo. Y tú, ¿te la juegas con el aceite del motor de tu coche?


* Fuente: blog.ibericar.es

Publicado: 11 de Febrero de 2016